Busca más información...

Cargando...

lunes, 3 de junio de 2013

Costumbres y Tradiciones

En la última semana de agosto se celebran las morismas de Bracho, representación de la guerra entre moros y cristianos con parlamentos, diálogos, vestuarios y armamento original, asimismo se conservan las tradiciones sobre todo religiosas en los municipios por participar en los eventos de la semana santa y del día 1 y 2 de noviembre.

Danzas:
Existen bailes muy reconocidos y recordados entre la población zacatecana como es el baile demexicapan que representa un propósito vivido y que refleja el carácter del zacatecano: Recio, galante y fanfarron. Existe un conjunto de melodías “La Jesusa” (polka), “Las Barracas” (vals), “La Varsovina” (muzarca), “El Barretero” (Chotis), “La Botella” (Jarabe), y el “Diablo Verde (polka); indiscutiblemente que con influencia europea, como resultado del auge minero de Zacatecas.

Las “Mañanitas de Abril” en la Alameda todo el mes; Semana Santa: Romería en el Barrio del Vergel, Procesión del Silencio, vendimia y comida típica, la Feria de Zacatecas: para conmemorar la fundación de la Ciudad del 5 al 21 de septiembre con exposiciones ganaderas, agrícolas, industrial y artesanal; Otoño Musical de Zacatecas (última semana de octubre), “Día de los Muertos” en el mes de noviembre, Festival Cultural Zacatecas (marzo-abril), Fiestas Decembrinas y de año nuevo Coloquio Musical de Zacatecas (del 12 al 19 de agosto), Festival Zacatecas del Folklore Internacional (del 16 al 25 de agosto). 

Una visita a Zacatecas sin “andanzas” es como pasear por la ciudad sin ver el rostro de sus habitantes. Las andanzas o tamborazo zacatecano es un recorrido musical que se realiza en la noche por las calles y callejones de la ciudad.
Para Zacatecas el tamborazo es para Guanajuato sus callejoneadas y Oaxaca su tuna de Antequera. La gente se congrega alrededor de la banda, generalmente compuesta por entre ocho o diez músicos que inician sus fiestas nocturnas con melodías de la región. Previamente se entregan a los participantes unos jarritos que tienen una cinta amarrada a la “oreja”, lo cual facilita que se cuelguen el jarrito como collar para así asegurarse de no perderlo en el recorrido y poder gustar del mezcal minero que uno de los acompañantes de la banda se encarga de llevar para repartir en cada uno de los “descansos”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada